A quién perteneces tu?

La palabra dice:

Ezequiel 18:4 – “He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.”