La unidad perfecta. Lucas 24: 13-35